REFUTANDO MITOS SOBRE LA VELOCIDAD DEL BATE

Mayo 16,2019

Con la habilidad de medir la velocidad del bate y juntar los descubrimientos con monitores de lanzamiento, y con dispositivos de movimiento 3D, las afirmaciones de la relación entre la velocidad del bate y las características de la pelota bateada pueden finalmente ser examinadas. Las opiniones de los entrenadores sobre el entrenar la velocidad del bate suelen variar, con algunos diciendo que la velocidad de salida a menudo aumenta con una disminución de la velocidad del bate del bateador. Parte de esto parece venir de la idea de que la velocidad del bate viene a expensas del control del barril, lo cual veremos más adelante. Esto puede parecer lógico, especialmente para ésos con experiencia en ejecutar o instruir buenas capacidades motrices que se ocupan para batear una pelota de béisbol, pero ¿es esto realmente verdadero? 

Hacer una conexión entre características del swing y los eventos de la pelota bateada, es un concepto novedoso, con poca documentación en el mundo del béisbol. Afortunadamente, hemos recolectado data de nuestros bateadores en el gimnasio, en este formato por los últimos años con el uso de sensores de bate y monitores de lanzamiento. Este blog intenta dar algo de claridad a los debates de la velocidad del bate que se han dado en los equipos y en las redes sociales a través de la combinación de nuestros datos internos de HitTrax y Blast, lo que nos permite ligar la mecánica del swing y los eventos/resultados de las pelotas bateadas. Nosotros específicamente examinamos la afirmación que dice que a menor velocidad del bate, mayores velocidades de salida y exploramos otras relaciones con la velocidad del bate y las implicaciones de esto en el entrenamiento de los bateadores. 

VELOCIDAD DEL BATE EXPLICADA

Vamos a comenzar con una breve explicación de la física básica del batear una pelota de béisbol, específicamente lo que causa que una pelota salga del bate con una velocidad de salida (exit velocity) mayor. 

Estos son los aspectos que crean velocidad de salida directamente en una pelota bateada: 

  • Velocidad del bate
  • Masa del bate
  • Velocidad de lanzamiento
  • Eficiencia de la colisión (sweet spot)

Todos los otros factores son partes indirectas de la ecuación que produce velocidad del bate. Batear es un movimiento balístico, lo que significa que el cuerpo transfiere energía rápidamente del centro del cuerpo a las extremidades (próximo a distal) hasta que llega a su segmento más distante. En el caso del bateo, la mano transfiere esa energía al bate el cual imparte esa energía a la pelota, mandándola como un proyectil. 

Estas son formas de producir velocidades de salida más altas: 

  • Incrementar la velocidad del segmento más distante (el bate)
  • Disminuir la vibración al contacto (sweet spot)
  • Incrementar la velocidad a la cual la pelota es lanzada

Cuando controlamos el bate y el tipo de pelota, el peso y la velocidad, es claro que mover el bate más rápido es la única forma de producir mayores velocidades de salida. 

Nota que estamos discutiendo velocidad de salida y no distancia de viaje (distancia del batazo). Los factores que impactan la pelota después de contacto son gravedad, condiciones atmosféricas y el giro. Con la excepción de jugar en altitudes extremas, estos aspectos ambientales no tienen un impacto significativo en la colisión entre el bate y la pelota que se relacionen con la velocidad de salida de la pelota bateada. 

Como este es el caso, los bateadores pueden controlar dos factores: la velocidad del bate y golpear la pelota con la mejor parte del bate (sweet spot). Entonces, si dos bateadores golpean la pelota con el sweet spot del bate a la misma velocidad de lanzamiento usando la misma pelota y bate en el mismo campo al mismo tiempo, el bateador que golpee la pelota con el barril del bate viajando a mayor velocidad al momento del impacto va a producir una mayor velocidad de salida. 

Hay una implicación sutil en los argumentos de que una velocidad mayor del bate es mala, que mientras mayor sea la velocidad del swing del bate es menor la posibilidad de golpear la pelota con el sweet spot. Esta creencia parece inquietantemente semejante al argumento de que mientras más fuerte se lance, peor control se tiene. Como se mencionó antes, las buenas noticias es que ahora tenemos las herramientas para medir y probar la validez de estas creencias. 

ANÁLISIS CUANTITATIVO DE LA VELOCIDAD DEL BAT, VELOCIDAD DE SALIDA Y EL BATEO PRODUCTIVO

Ahora, vamos a llegar a las relaciones estadísticas entre la velocidad del bat, la velocidad de salida y el bateo productivo. Hemos establecido que la velocidad del bate es un aspecto importante de una velocidad alta de salida desde un punto de vista físico, pero haciendo algunas correlaciones de nuestros bateadores podemos tener una mejor idea de que tan importante es. 

Revisando los datos usados en entradas previas de este blog, relacionando datos de Blast y de HitTrax, hemos desarrollado la siguiente tabla, la cual despliega una matriz de correlación entre la velocidad del bate y los parámetros básicos de la pelota bateada con nuestros datos de Blast y HitTrax. 

(La matriz de correlación indica que la velocidad del bate tiene una correlación significativa con la velocidad de salida, donde la velocidad del bate tiene una asociación relativamente baja con el Ángulo de salida y el Ángulo horizontal para los bateadores en nuestras instalaciones)

Con una muestra de 9000 swings realizados por nuestros bateadores durante trabajo con la máquina, vemos que la velocidad de salida y la velocidad del bate tienen la relación más fuerte ya que tanto el Ángulo de salida vertical como horizontal comparten relaciones insignificantes con la velocidad del bate. (También mencionamos en nuestro blog original vinculando la información de HitTrax y de Blast hay una relación extrema (correlación .88) entre la velocidad del bate y métricas de poder). Mientras que la correlación de .204 entre la velocidad del bate y la velocidad de salida puede no llamar la atención especialmente como un valor absoluto, los 9000 swings incluidos en nuestra muestra ayudan a disminuir el umbral mínimo para hallar una relación significativa entre la velocidad del bate y la velocidad de salida. Por lo tanto, a pesar de malas lecturas, los distintos bates usados y la variación de talento de nuestros atletas, hay una certeza estadística razonable de que la velocidad del bate y la velocidad de salida tienen una correlación positiva. 

Sin embargo, usando un análisis swing por swing, tiene sus limitaciones cuando vemos la velocidad del bate y las métricas de la pelota bateada porque hay tantos factores que pueden influenciar de sobremanera los resultados de cada swing: calidad del pitcheo, tipo de bate, fatiga, errores de lectura, etc. Entonces, nosotros decidimos mirar a un set de números más robusto y analizar las métricas propiamente descriptivas de nuestros bateadores (bateadores que tienen una muestra más amplia de swings y datos de sus pelotas bateadas juntos) usando velocidad de salida y velocidad del bat: promedios, máximos e incluso desviaciones estándar de esas dos métricas, así como también la métrica de Blast tiempo para el contacto. También agrupamos en la proporción de “batazos fallidos” para cada bateador, siguiendo la clasificación de Statcast de una pelota bateada pobremente (menos de 59mph de velocidad de salida) como un sustituto para la consistencia del barril y las habilidades de control del bate. 

Podemos ver una gran relación linear entre la velocidad promedio de salida y la velocidad promedio del bate y entre la velocidad máxima de salida y la velocidad máxima del bate con valores de 0.823 y 0.841 respectivamente. Adicionalmente hay grandes correlaciones negativas entre velocidades promedio y máximas del bate y ambos promedios de la métrica tiempo para el contacto, así como a la proporción de batazos fallidos. En otras palabras, velocidades máximas y promedio más altas de velocidad del bate por bateador indican un menor tiempo para contacto y una menor proporción de batazos fallidos. Esto no es sorpresa considerando que también hemos encontrado una correlación entre el nivel de talento y la velocidad del bate cuando se separan los jugadores por nivel. 

Para otro punto de vista, abajo está una tabla de los respectivos valores-p de un montón de pruebas de correlación emparejadas. 

(Incluso adoptando una definición más conservativa o aplicando correcciones de comparativas múltiples (por ejemplo. Bonferroni-Hom, etc.) las relaciones descritas arriba se mantienen estadísticamente significativas en magnitud)

La relación demostrada entre la velocidad del bate y las métricas de pelotas bateadas, proveen un vínculo entre la velocidad del batey el desempeño en general al plato; sin embargo, esto no mide directamente la relación entre la velocidad del bate y la producción. Como un resultado, clasificamos a cada bateador de nuestra muestra por su velocidad del bate en rápido, mediano o lento basado en sus promedios (>+1DE de la velocidad de bate = “Rápido”, <-1DE de la velocidad del bate =” Lento”) y organizando sus pelotas en juego de acuerdo. Cuando calculamos el wOBACON (wOBA en contacto) de las pelotas en juego promediamos los resultados para generar las tablas siguientes. 

Los resultados indican que a una velocidad de bate “Rápida” lo bateadores se desempeñaron mejor que en “Lenta” por 139 puntos de wOBACON en todas las pelotas en juego y 213 puntos en pelotas centradas con el barril en juego. Entonces tenemos evidencia clara que maximizar la velocidad del bate es crítico para mejorar el desempeño en el plato. Esto es especialmente verdad cuando específicamente vemos pelotas centradas con el barril del bate, ya que a mayor velocidad del bate, la producción de un jugador se maximiza cuando se hacen buenos contactos con el barril del bate. 

¿Cómo se relaciona esto con el argumento que los coaches regularmente ven que sus jugadores disminuyen la velocidad de sus bates y producen mayores velocidades de salida con más consistencia? En nuestro análisis de nuestros bateadores en el gimnasio, es claro que los bateadores no producen mayor velocidad de salida o mejor desempeño al plato cuando disminuyen la velocidad de su bat, porque la relación entre las dos es positiva y casi directamente lineal. 

Podemos ir un paso más allá y normalizar la velocidad del bate de cada bateador en cualquier swing como un porcentaje de la velocidad máxima estimada (calculada como el promedio de mph del 10% de sus swings más rápidos) para comparar los resultados de la pelota bateada con la intensidad de su swing. Usando wOBACON como una medida de desempeño, encontramos que los bateadores se desempeñan mejor cuando la velocidad de su bate está entre el 90 y 95% de su swing más rápido, y batallan cuando la velocidad del bate está por debajo del 85%.

Aunque puede haber algunos casos individuales en que los bateadores produzcan velocidades más altas de salida disminuyendo la velocidad del bate viendo pitcheo a pitcheo, no encontramos ningunos datos que puedan apoyar estos casos de forma consistente. Hay varias cosas que pueden explicar la interpretación de estos casos raros, como confirmación influenciada por jugadores y coaches, variación de pitcheo a pitcheo, incluso errores de lectura de los sensores. Esto lleva a la conclusión errónea de que la velocidad del bate es adversa con hacer contacto sólido y, por lo tanto, la velocidad de salida. 

Ahora, estos descubrimientos pueden parecer obvios, ¿especialmente cuando se compara la velocidad del bate a través de los niveles de los jugadores (preparatoria, amateur, universidad y profesionales) Pero que tal cuando comparamos jugadores al nivel de la MLB quienes casi seguramente todos tienen una velocidad de bate elite? ¿Podemos distinguir los buenos bateadores de los malos utilizando un estimado de la velocidad del bate al más alto nivel?

Esta pregunta es difícil de contestar, porque aunque ya ha habido algunos esfuerzos valientes por analistas para obtener estimados de la velocidad del swing anivel de MLB a través de los datos de Statcast; la mayoría de los estimados disponibles al público de la velocidad del swing han sido ajustados con la velocidad de salida, dadas las suposiciones respecto a la eficiencia de la colisión, Esto ha causado que la mayoría de las estimaciones públicas de la velocidad del swing se correlacionen de forma muy cercana a los resultados de las pelotas bateadas dejándonos con dudas sobre el uso de estos estimados en nuestro análisis. 

Como resultado hemos desarrollado nuestro propio filtro de velocidades del swing MLB usando solo pelotas en juego que hayan sido centradas con el barril en nuestra base de datos de HitTrax/Blast y Statcast. Sacamos todos los batazos no centrados con el barril del bate de nuestra base de datos, cada pelota bateada en nuestra base tiene un estimado de eficiencia de colisión que es cercano al valor máximo, permitiéndonos así evitar las suposiciones en cuanto a la eficiencia de la colisión basada por swing que otros han sido forzados a hacer. 

Con una forma directa de aislar el efecto de la velocidad del bate en la velocidad de salida, simplemente calculamos el promedio de la “velocidad de salida pico” para cada jugador en nuestros datos de Blast/HitTrax e hicimos una regresión prediciendo el valor de la velocidad de salida pico de un jugador contra la velocidad promedio del bat. Encontrando un respetable valor R^2 de .6125, ajustamos esta ecuación a la lista de líderes de Statcast de 2018 y generamos las medidas de la velocidad del swing promedio (Según Blast) para cada jugador de posición en la MLB.

Como se puede apreciar, nuestros estimados de los líderes y rezagados de velocidad del swing se alinean de forma cercana con la intuición y más importantemente, no parecen ajustar la velocidad del bate con la velocidad promedio de salida del jugador. 

Con confianza de que nuestra ecuación de velocidad del bate nos provee con unos estimados relativamente certeros a un nivel MLB, hicimos una regresión simple comparando las proyecciones de los bateadores de su wOBA de Steamer de 2018 con el estimado de su velocidad promedio del bate. Obtuvimos un valor R^2 de .15 entre ambas medidas, encontramos evidencia que sugiere que la relación entre la velocidad del bate y el talento verdadero es bastante similar a la relación entre la velocidad de la recta y varios parámetros de talento para los pitchers. 

Dado que es bastante aceptado que desarrollar velocidad en la recta es increíblemente importante para tener éxito en la loma, podemos concluir que la velocidad del bate también es un componente vital para el desempeño en el plato. 

VELOCIDAD DEL BATE Y EL ENTRENAMIENTO DE BATEADORES

Ahora que tenemos más claridad en las relaciones entre la velocidad del bate, la velocidad de salida y la producción ofensiva, vamos a examinar las implicaciones de estos descubrimientos en el entrenamiento productivo de los bateadores. 

En los datos de nuestros bateadores en el gimnasio mencionados arriba, hay una relación clara entre la velocidad del bate y la velocidad de salida, y ya que la velocidad de salida es uno de los principales indicadores de una pelota bateada productiva, debe de ser incluido en el desarrollo de los bateadores. 

Las formas para entrenar velocidad del bate están bien documentadas y en Driveline, nosotros entrenamos esto principalmente con bates pesados/livianos, con un entrenamiento de pesas basado en la velocidad y quizá lo más importante, la intención de batear la pelota de béisbol de manera fuerte. La intención de batear la pelota fuertemente es doble. Ya que como la física demuestra, hacer el swing del bate rápido y hacer contacto con la menor cantidad de vibración (sweet spot) son los dos factores principales en la velocidad de salida. Entonces cuando se intenta batear la pelota fuertemente, la intención de mover el bate rápido y centrar la pelota con el barril son de igual importancia para entrenar. 

Puede haber debate en cuál enfoque es más importante, pero parece contraproducente, disminuir la intención de mover el bate rápido. Mientras es claramente nunca una buena idea decirle a un bateador que disminuya la velocidad del bate para generar una mayor velocidad de salida, como se ha visto con varios en Twitter, no es poco común para bateadores de MLB sentir que están haciendo el swing más lento para batear la pelota más fuerte. ALTIS es conocido por decir que la aceleración puede sentirse lenta para atletas elite, pero con nuestros datos dentro del gimnasio y de MLB, es claro que el bate por sí mismo no se está moviendo más lento a pesar de lo que siente el atleta. Esto es un buen ejemplo de cómo el sentimiento no es real y los entrenadores necesitan enfocarse en cómo comunicar estas diferencias a sus bateadores. Este es el porque es muy importante para nosotros el uso de monitores de salida y de sensores para el bate cuando se pueda, porque estos nos pueden ayudar a juntar el sentir del bateador con lo que en realidad la pelota y el bate hacen -semejante a cuando un lanzador quiere utilizar un aparato que registre sus lanzamientos y cámaras para mezclar lo que sienten y lo que realmente pasa al aprender un lanzamiento nuevo. Si un bateador siente que está haciendo el swing del bate lento pero la velocidad de salida y la velocidad del bate están incrementándose, entonces él sabe como debe de sentirse para poder lograr ambas. 

Ya que hemos explorado minuciosamente la relación entre la velocidad del bate y la velocidad de salida y una mejor forma de entrenarlas, vamos a examinar algunas de las otras relaciones entre la velocidad del bate y la calidad del bateo que valen la pena entrenar. 

Refiriéndonos al blog original después de mezclar los datos de Blast y de HitTrax, podemos ver una correlación negativa entre la velocidad del bate y el tiempo al contacto. Nosotros podemos encontrar que esto esté asociado con nuestro grupo de profesionales ya que sus velocidades del bate son mayores y los tiempos para contacto son menores que los atletas amateurs. 

Podemos deducir también que los bateadores profesionales son propensos a dejar que la pelota viaje más dentro de la zona. Con la profundidad del contacto siendo medida como la distancia desde el fondo del plato, nuestros bateadores profesionales hacen contacto en promedio 23.52 pulgadas desde el fondo del home, un poco más de tres pulgadas más profundo en comparación con nuestros bateadores de preparatoria (26.13 pulg.) y un poco menos de una pulgada que nuestros bateadores de universidad (24.22 pulg.) Este hallazgo puede ayudarnos a explicar los bajos tiempos para contacto porque esta métrica es muy dependiente de donde el bateador hace contacto con la pelota en relación al plato. Si los bateadores hacen contacto más adentro, el tiempo de contacto será menor, si el contacto está hecho más en frente, entonces el tiempo de contacto será mayor.

Hay también una relación con la velocidad del bat, ya que Blast mide la velocidad del barril justo antes de que el contacto sea realizado. Esta velocidad es posible que sea menor mientras menos tiempo viaje el bate (contacto profundo) y mayor mientras mayor se el tiempo que viaja el barril en el tiempo y en el espacio (contacto más en frente) Ya que nuestros jugadores profesionales hacen el swing del bate más rápido y tienen la habilidad de golpear la pelota más cerca del home, es poco probable que disminuir la velocidad del swing produzca un menor tiempo para contacto. Por la correlación negativa entre la velocidad del bate y el tiempo de contacto es más probable que aumentando la profundidad del punto de contacto sea responsable por los tiempos de contacto reducidos. 

Si la habilidad de hacer un contacto sólido más cerca del plato con una alta velocidad del bate see correlaciona con un nivel más elevado de habilidad al batear, entonces debemos encontrar formas adicionales de entrenar esta habilidad. Mientras tanto uno de nuestros ejercicios favoritos para entrenar esto es la escalera de profundidad. Para este ejercicio ponemos tres pelotas en el medio del plato y con aproximadamente de 8 a 10 pulgadas de separación y pedimos al bateador hacer contactos buenos alternando la profundidad del contacto. Profundizamos en este ejercicio usando bates pesados/livianos y bateando pelotas plyo para fortalecer tanto la intención del bateador de mover el bate rápido como de batear la pelota centrada en el barril. Para estabilizar esta habilidad para transferirse a turnos al bate en un partido, añadimos un componente aleatorio mezclando práctica de bateo o trabajo con máquina de lanzar de alta velocidad. 

CONCLUSIÓN

Sabemos que la velocidad del bate es una herramienta importante para convertirse en un bateador efectivo y producirle una velocidad de salida mayor a la pelota bateada. Los entrenadores deben entrenar a sus bateadores con la intención de hacer el swing del bate más rápido y hacer mejor contacto, entrenar con variaciones y usar la tecnología cuando esté disponible para juntar el resultado de la velocidad del bate y la velocidad de salida con el sentir del bateador.

Nosotros hicimos este artículo para traer a la luz no solo los componentes físicos y estadísticos de la importancia de la velocidad del bate y refutar los mitos que dicen que disminuir la velocidad del bate incrementa las velocidades de salida, pero también para dar un brinco en las relaciones de las velocidades del bate con el entrenamiento de los bateadores. La importancia de la velocidad del bate es obvio desde un punto de vista de física básica, pero con un análisis estadístico, es bueno ver que las relaciones lineales en papel, junto con otras correlaciones que pueden traer más claridad al entrenamiento de los bateadores. En resumen, los bateadores deben hacer el swing del bate rápido, sin importar que sientan y lo que les tome para lograrlo. Las técnicas de entrenamiento para producir este resultado pueden variar, pero la importancia de la velocidad del bate se mantiene constante. 

Este artículo fue escrito por Max Dutto, Alex Caravan y Dan Aucoin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.